Title still working



La verdad sea dicha; no sé muy bien todavía porque estoy escribiendo esta entrada, pero sé que me gusta mucho escribir, que me gustaría hacerlo más y de manera periódica.

Y ¿quién sabe?, podríamos aproximarnos a esto como los asistentes frecuentes a grupos de apoyo  para adictos, un día a la vez.

STOP! Think!
Before u go any further...


En estas semanas pasadas he experimentado situaciones nuevas, aterradoras y que me recuerdan lo mucho que ignoro, lo mucho que aun puedo aprender; nunca antes mis hijas se habían enfermado, no así de mal, no así de no poder dormir (ni ellas ni yo). La impotencia, el sentirme morir por dentro al ver su sufrimiento, el de mi esposa incluido, la ansiedad, la desesperación por mi impotencia, el creer que Dios puede hacerse cargo de las cosas, pero in the back of my mind la DUDA (sí, son mayúsculas).



Los pedazos de mi corazón están mejor, a Dios gracias... pero ese es el punto; ¿puedo dar gracias a Dios si tuve esa duda?, ¿no es acaso un poco hipócrita de mi parte?, ¿es realmente fe, si me asalta la duda? y luego viene lo "bueno" o más bien viene la parte más complicada, cuando mi cerebro empieza a desgraciarme, ¿realmente creo?, ¿de verdad he creído todo el tiempo?, ¿soy un fraude?...



Ahora mientras escribo recuerdo cosas, pero no con la mente, no con ese aparato confundido por el miedo, limitado por mi inteligencia, recuerdo con mi corazón, su Espíritu le dice a mi espíritu en un lenguaje que no comprendo que ÉL estaba, está y estará conmigo ahí, que su mano es la que me sostiene, me dé cuenta o no, que ellas son suyas, yo las tengo prestadas y que ÉL se hace cargo de los suyos.



Sigo, pienso y siento a kilómetros por hora, en todo, lo que me ha llamado a hacer, lo que he hecho, y me acuerdo que así como sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecado, también sin dolor hay recompensa y es el camino, SU camino el que debemos recorrer, debemos crecer en ese camino, madurar para poder cumplir nuestro propósito en la vida; porque esa es la realidad, Dios a través de su hijo Jesús, nos dio vida, esperanza y propósito, y sin ÉL nuestra vida carecería de sentido.



A mis 3 lectores, si aún andan por ahí: disculpen el exabrupto, pero necesitaba vaciar mi alma en algún lado, y empezar a escribir fue mi escusa



Saludos desde la locura...





Comments

Samuel David said…
Uno de los 3 lectores llegó aquí casi un año después de que lo escribiste. Recordé que alguna vez en algún escrito me dijiste "aquí huele a pastor" y debo decir que por más que me aferre a que eso no fuera cierto, lo era.

Aquí, tu amigo Sugar, quien aun te considera un maestro.

Popular posts from this blog

Carta para mi Padre

Writting

Top 5 ¾ de la sabiduría C.S. Lewis Edition